Judo

El Judo es un arte marcial que proviene del Ju-Jitsu, una clase de combate sin arma practicada por   el samurai japonés. Como alumno de las escuelas de Ju-Jitsu, Jigoro Kano encontró que éstos practicaban sus técnicas como un sistema secuencial de formas predeterminadas, opuestas a un movimiento de libre corriente interactivo, y por tanto desarrolló su propia interpretación. Como resultado, Jigoro Kano es referido a menudo como Shihan – Un término japonés para “profesor fundador” -, y en círculos de Judo, este título honorífico le pertenece exclusivamente a él.

judo3-r judo2 - r judo1-r

judoinfantil judoinfantil-3 judoinfantil-2

El Shihan consideraba que las formas predeterminadas eran débiles y empezó a estudiar maneras de aplicar las técnicas en lo que él llamó randori, o movimiento libre. A través de esta búsqueda, llegó a darse cuenta de que una de las habilidades más importantes era el kuzushi, o desequilibrar, que permitía proyectar a adversarios más grandes y fuertes que él. Sin embargo, el Shihan, pronto observó que las técnicas de golpeo eran demasiado peligrosas para practicarlas durante el randori pero, con todo esto, las incluyó en las técnicas formales del kata. La diferencia primordial entre los movimientos de randori y los del kata es que aquél se aplica libremente en la práctica y el último es formal y se idealiza para ilustrar principios de combate específicos. El judo consiste en una variedad de técnicas que se usan para derribar con control a un compañero. Estas técnicas incluyen el uso de las manos, hombros, piernas y pies. También incluyen técnicas donde se sacrifica el propio equilibrio y se cae al suelo para derribar al compañero. Las técnicas de suelo en Judo son un movimiento secuencial lógico desde las técnicas de mantenimiento y no se deben practicar por separado. Consisten en maniobras en las cuales se inmobiliza al compañero por la espalda, controlando su cuerpo para que no pueda escapar. Junto con las técnicas de inmobilización, en el Judo también se aplican luxaciones de brazos, pero sólo en competición contra la articulación del codo.

 

Ya que las proyecciones son parte integrante del deporte del Judo, es vital caer correctamente sin sufrir daños. Por tanto, es igualmente importante practicarlo en una superfície destinada a ello. Estas superfícies se denominan dojo. El dojo tiene colchonetas, o tatami, que cubren el suelo con seguridad. Con todas las precauciones de seguridad que se observan, se permite que el judoka practique durante años y obtenga el máximo beneficio de este deporte sin lesionarse. Las colchonetas están fabricadas especialmente para amortiguar la caída y son reforzadas para absorver el impacto. Las primeras colchonetas de Judo estaban hechas con paja comprimida y cubiertas con esteras perfectamente trenzadas, mientras que las de ahora están hechas con un material sintético comprimido, como el neopreno, y cubiertas con vinilo. Todos los judokas llevan un judogui, o traje de Judo, que parece un traje suelto sin botones y sin bolsillos -por razones de seguridad- y los pies descalzos. La chaqueta se sujeta con un cinturón que indica el nivel del judoka.

Debido a que el Judo mejora las habilidades de coordinación menores y mayores, y tonifica los músculos, se practica en muchos países como deporte escolar. En algunos países, la existencia de asociaciones de Judo en escuelas nacionales ayuda a que el Judo se desarrolle hasta su máximo potencial.

Como arte marcial, el Judo utiliza técnicas de proyección, de lucha y luxaciones de brazos. Cuando se combinan, se consigue una autodefensa muy efectiva. El judoka también utiliza varias técnicas de estrangulación que intentan cortar la circulación de la sangre, la respiración, o ambas, e inmobilizan al adversario mientras lo mantienen en el suelo. El judoka también aprende cómo defenderse, él mismo, ante las técnicas de estrangulación de un hábil adversario. Como consecuencia de este tipo de entrenamiento particular, las personas que practican el Judo están especialmente entrenadas en autodefensa.